Paso del Niño Perdido

431

El paso procesional del Niño Perdido, al presente, está compuesto por una tarima muy sencilla, en cuyo centro se sitúa un plinto en forma de escocia con decimonónicas aplicaciones de plata sobre el que se alza un triunfo o ‘coronación’ de madera tallada realizado en el siglo XVII y atribuible al escultor local Antonio de Ribera. Éste cuenta con cuatro angelotes atlantes que sujetan un gran orbe de plata que sirve de escabel a la imagen del ‘Dulce Nombre de Jesús Niño’; de la esfera parten dos brazos mixtilíneos sobre los que descansan sendos ángeles que portan, a su vez, una corona de considerable tamaño que remata el conjunto sobre la imagen titular a modo de templete.

Archivo Histórico Municipal de Antequera. Fondo Fotográfico. Archivo Antonio Alcalá. Salida de la procesión del Niño perdido a principios del siglo XX.
Paso del Niño Perdido en la actualidad

El triunfo actualmente carece de su dorado original, presentando la madera vista, si bien dispone de una serie de aplicaciones de plata con las arma christi, en su mayoría renovaciones de finales del siglo XVIII y obra, posiblemente, del platero Félix de Gálvez. También formaba parte del conjunto, al que arriostraba, una interesante ráfaga dieciochesca de plata, que fue enajenada a mediados del siglo XX para sufragar las obras de reparación del templo.

Colección Particular. Paso del Niño Perdido a principios del siglo XX

En las esquinas de la tarima, sobre unos pedestales de madera tallada en forma de cogollos de acanto, se sitúan cuatro glandes candelabros decimonónicos de metal plateado y estilo neogótico, con nueve tulipas cada uno de ellos. En los flancos del triunfo cuatro ánforas de finales del s. XX, y al frente un centro de mesa donado por el que fuera Mayordomo y Hermano Mayor Honorario de la Archicofradía el político de la Restauración Francisco Romero Robledo.

Detalle Candelabro
Detalle Ánfora

La imagen del Niño Jesús Perdido simboliza a Jesús en su infancia, a la edad de doce años, en el momento de su extravío y hallazgo en el Templo de Jerusalén, predicando ante los doctores. A dicho momento atribuye la tradición católica la premonición de Jesucristo sobre su pasión y muerte; es por ello que porta alegóricamente los atributos de la Pasión, particularmente una cruz de plata en su mano derecha, de la cual alterna dos ejemplares: una del siglo XVII y otra del XIX, obra del platero antequerano Francisco Durán.

Grabado del Niño Perdido de 1784
Colección Privada. Obra del siglo XVIII

A continuación, adjuntamos un recorrido fotográfico que muestra diferentes detalles del paso del Niño Perdido.

Detalles de los ángeles
Archivo Histórico Municipal Antequera. Fondo Fotográfico. Archivo Antonio Alcalá. Paso del Niño Perdido a su paso por la Calle Calzada en la primera mitad del siglo XX.
Detalle Niño Perdido en su paso actual    con la cruz
Paso del Niño Perdido a su paso por el Templo de la Patrona en 2019
Detalle parte posterior del paso
Detalle del paso
Detalle Niño Perdido en la actualidad
Colección Particular. Detalle de la ráfaga del siglo XVIII