Recuerdos de la consagración del templo

46

Aún resuena en el interior del templo el eco de esos acordes de piano del maestro D. Joaquín Pareja-Obregón de los Reyes acompañado por la singular voz de la soprano Dª Lucía Millán, dando a conocer al mundo cofrade su nueva creación, su nueva Salve, una alabanza hecha pieza musical dedicada a Nuestra Señora de la Paz Coronada, compuesta por el propio maestro.

El acto dirigido por el secretario de la corporación, D. Raúl González, se inició con una bella oración dirigida por nuestro hermano D. Santiago Mejías, exaltando a nuestros Titulares, aportando un sentimiento único, recordando momentos y personas únicas para la Archicofradía. Estas bellas y emotivas palabras, crearon un ambiente propicio, aflorando un recogimiento idóneo para el estreno de la excepcional Salve con que nos obsequió D. Joaquín Pareja-Obregón de los Reyes.

Ese ambiente distinto, con aires de nostalgia, de recuerdo de tiempos pasados tamizados por una sensación de orgullo, celebrando un momento único por el que tanto lucharon y se afanaron nuestros antepasados. Ciento cincuenta años después, ahí estábamos, rememorando un hito para nuestra Archicofradía. Una efeméride que debe quedar de forma indeleble en la historia de nuestra corporación. Ese denodado esfuerzo de aquellos cofrades unido al tesón que generación a generación, hoy nos devuelve la posibilidad de contar con un templo único, rescatado de un olvido, donde la actividad cofrade encabezada por el Conde de la Camorra, supo actuar para devolver a la Archicofradía y a la propia ciudad un patrimonio abocado a la pérdida. Contamos con la representación oficial del Ayuntamiento de la Ciudad, encabezada por nuestro Alcalde D. Manuel Barón Ríos así como el acompañamiento de las restantes cofradías y hermandades de la ciudad.

Hoy de nuevo, 19 de enero, recordamos aquella efeméride que aconteció allá por 1868. La ceremonia de consagración del templo, tras una larga y meticulosa preparación, fue oficiada por el obispo de Puerto Rico, Fray Pablo Benigno de Carrión. Por medio de esta ceremonia, el antiguo templo de la Limpia Concepción de Nuestra Señora pasaba a denominarse templo del Dulcísimo Nombre de Jesús y María Santísima de la Paz.

Una efeméride que no puede quedar en el olvido por la importancia que supuso para nuestra corporación y que debemos mantener presente como parte de especial relieve en nuestra historia. Como símbolo de esta celebración, quedará para la posteridad esta Salve compuesta por el maestro Pareja-Obregón como legado imperecedero que evoca a tan ansiado logro. De nuevo un descendiente de tan ilustre linaje, ha tenido la gentileza de componer esta pieza para ofrecérsela a la Archicofradía en un día tan señalado para nuestra corporación.

Vídeo Salve “Reina de la Paz”